Domingo, 30 de septiembre de 2018

     A lo largo de los años en los que he podido colaborar en grupos de Pastoral de la Salud, he observado como estos se componen en gran porcentaje de personas mayores y quizás muchas de ellas, tienen dificultades para leer, pues su vista agotada por los años no se lo permita, pero, afortunadamente hoy existen muchas apps y soportes informáticos para poder ver y oír textos, tales como móviles, tablets, portátiles… por ello, he optado por pasar el texto de la CEE,  a un formato que les permita oírlo, además de verlo. Espero que pueda ser de ayuda, siendo esta mí pequeña aportación a la evangelización en el mundo de la salud, a través del ciberespacio.

      Acompañar a la familia en la enfermedad, es el tema propuesto por la Comisión de Salud del Dicasterio vaticano, para trabajar en los equipos de Pastoral de la Salud, durante el curso 2018-19. Para ello, el Departamento de Pastoral de la Salud de la CEE lo ha desarrollado en un texto compuesto seis temas.

     Comienza este texto con el saludo del nuevo obispo responsable del Departamento de la CEE, Mons. Francesc Pardo Artigas, el cual dice: “es un motivo de profunda alegría observar cómo al lado de cada enfermo siempre se encuentra una familia acompañándole y cuidándole. Sea en el hospital o en su casa, el enfermo cuenta con ‘el hospital más cercano’ en su familia (con palabras del Papa Francisco). Se trata de una red de apoyo, ayuda y acompañamiento insustituible. ¡Cuánto debemos agradecer y valorar el inmenso servicio que éstas brindan a sus seres queridos cuando pasan por el momento del dolor y el sufrimiento! “

        Con objeto de poder desarrollar el trabajo en los equipos a lo largo del curso, he divido el texto en nueve partes, y las puedes encontrar en las siguientes direcciones:

0. Acompañar a la familia en la enfermedad. Introducción.

https://youtu.be/q_ALEmWba5U

1. El impacto de la enfermedad en la familia.

 https://youtu.be/MVtZ1bb4IbE

2a. Jesús y la familia ante la enfermedad.

https://youtu.be/dxvhz2OT7d8

2b. Jesús y la familia ante la enfermedad.

https://youtu.be/3PErS2NU6a8

3. El papel de la familia.

https://youtu.be/N1gyqkvnGVc

4. La comunidad cristiana y la familia del enfermo.

https://youtu.be/oKUe806b1wg

5a. Acompañar humana y espiritualmente a la familia en la enfermedad.

https://youtu.be/UPoPIII5XSU

5b. Acompañar religiosamente a la familia en la enfermedad.

https://youtu.be/9R6QfpEk_AI

6. Acompañar a la familia a vivir el morir.

https://youtu.be/bSpa5zTBCMY


S?bado, 22 de septiembre de 2018

      El Papa Francisco en Gaudete et Exsultate[1] nos recuerda una vez más que para ser santos no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos. Pensamos que la santidad está reservada solo a quienes pueden distanciarse de las ocupaciones ordinarias, para dedicar mucho tiempo a la oración. No es así (14).

     A lo largo de todo el documento, el Papa, nos va presentando ejemplos de santos que nos alientan y acompañan[2], (Cf. nos 3-5) pero nos dice que, no pensemos solo en los ya beatificados o canonizados. Porque el Espíritu Santo derrama santidad por todas partes (6), y continúa, me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios: en los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo... (7).

     En esta exhortación no es de esperar, por tanto, un tratado sobre la santidad. El objetivo del Papa es: hacer resonar la llamada a la santidad[3], procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades (2). Lo que quiere recordar con esta Exhortación es la llamada a la santidad que el Señor hace a cada uno de nosotros, llamada que te dirige también a ti[4]. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado»[5], de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, también los llama: «la clase media de la santidad» (7).

    Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él (11), y no que se desgaste imitando lo que no ha sido pensado para él.

     Y dentro de las formas variadas, destaca el Papa que el «genio femenino» también se manifiesta en estilos femeninos de santidad, indispensables para reflejar la santidad de Dios en este mundo. (12) Pone ejemplos de varias santas, pero dice que le interesa recordar a tantas mujeres desconocidas u olvidadas quienes, cada una a su modo, han sostenido y transformado familias y comunidades con su testimonio.

     Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. (14) ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o esposa. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales.

  •      Esta santidad a la que el Señor te llama irá creciendo:
  • Con pequeños gestos (16).
  • Pero, a veces la vida presenta desafíos y a través de ellos el Señor nos invita a nuevas conversiones (17).
  • Otras veces solo se trata de encontrar una forma más perfecta de vivir lo que ya hacemos.

     Seguro que todos conocemos algún santo de la puerta de al lado, en mi caso, es mi madre, la cual he visto reflejada en bastantes puntos de esta exhortación y pensando en ella he pasado este documento a un formato que le permita oírlo, ya que le es imposible leer debido a su vista cansada por los años.

     Precisamente, entre las prioridades pastorales de mi diócesis, para este curso 2018/19, la primera es: hacer de cada parroquia una escuela de santidad. Y como, la primera de las acciones concretas sugeridas para llevarla a cabo es: dar a conocer los contenidos de Gaudete et Exsultate, he dividido el documento en nueve partes para poder trabajarlo a lo largo del curso y con una duración media de 15 a 20 minutos cada uno. Si te interesa, puedes verlas o descargarlas, en las siguientes direcciones:

1 a. El llamado a la santidad. https://youtu.be/IMmoVif0Hro

1 b. El llamado a la santidad. https://youtu.be/EpllhSRpRHs

2. Dos sutiles enemigos de la santidad. https://youtu.be/E0o5T39ueis

3a. A la luz del Maestro - A contracorriente. https://youtu.be/GntX6Hw6KdA

3b. A la luz del Maestro - El gran protocolo. https://youtu.be/g393a0tb4xc

4a. Algunas notas de la santidad en el mundo actual. https://youtu.be/-6STENNkpxU

4b. Algunas notas de la santidad en el mundo actual.https://youtu.be/jptbMixb62w

4c. Algunas notas de la santidad en el mundo actual. https://youtu.be/Nx-iw_Hfqlo

5. Combate, vigilancia y discernimiento. https://youtu.be/5Ga7baaO7Qk


[1] Alegraos y regocijaos. Exhortación apostólica. Sobre la llamada a la santidad en el mundo actual.

[2] Así se titula el primer apartado del capítulo primero.

[3] Este es el título del primer capítulo de la exhortación. El llamado a la santidad. Consta de cinco apartados divididos en treinta y cuatro puntos.

[4] Así titula el cuarto apartado de este primer capítulo.

[5] Así titula el segundo apartado de este primer capítulo.


Martes, 18 de septiembre de 2018

     El Papa Francisco en 2015 instituyó la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, para aunar las oraciones de la Iglesia católica con las de los hermanos y hermanas ortodoxos y las de otras Comunidades cristianas. Ya en 2007 la Tercera Asamblea Ecuménica Europea proponía celebrar un «Tiempo para la creación», con una duración de cinco semanas entre:

  • el 1 de septiembre (memoria ortodoxa de la divina creación) y
  • el 4 de octubre (memoria de Francisco de Asís en la Iglesia católica y en algunas otras tradiciones occidentales).

     Con este motivo, la parroquia de San Gabriel de Málaga acoge el 21 de septiembre una celebración ecuménica. La vigilia está organizada por la Delegación Diocesana de Ecumenismo, la de Migraciones, el centro ecuménico Lux Mundi y cuenta con la participación de las iglesias ortodoxas presentes en la Diócesis. Dará comienzo a las 20.15 horas, y tras la oración en la parroquia, se tendrá un gesto hacia los inmigrantes en la cercana playa de La Malagueta.

     En su Mensaje de este año, el Papa Francisco expresó su deseo de dirigir la atención sobre la cuestión del agua, un bien primario que debe ser protegido y puesto a disposición de todos. Por ello, el lema de la jornada escogido en nuestra diócesis es “Gracias por la hermana agua”.

     La cuestión del agua ya fue abordada por el Papa en su encíclica ecológica, Laudato Sì, sobre el cuidado de la casa común; en el capítulo 1º, concretamente en los números 27-31, puedes ver mi trabajo en esta dirección:

 https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUy8EHzphefZ-kt6g

      Además, en los números 32-42 trata un tema íntimamente relacionado con el agua, como es la pérdida de biodiversidad, ya que el agua es indispensable no sólo para sustentar la vida humana, sino también, para preservar los ecosistemas tanto terrestres como acuáticos (Cf. LS, 28). Puedes ver mi trabajo en esta dirección:

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUz35_2_gvnNoFMNw

 

 


S?bado, 01 de septiembre de 2018

     El 1 de septiembre, celebramos la IV Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación, y lo hacemos junto con nuestros hermanos y hermanas ortodoxos y con la adhesión de otras Iglesias y Comunidades cristianas.

     Con este motivo, el Papa Francisco en el Mensaje de este año:

  • Expresó su deseo de dirigir la atención sobre la cuestión del agua, un bien primario que debe ser protegido y puesto a disposición de todos.
  • Agradeció las diversas iniciativas que en diferentes lugares, en las Iglesias particulares, los Institutos de Vida Consagrada y las Asociaciones Eclesiales han preparado.
  • Invitó o a todos a unirse en oración, este sábado, por nuestra casa común.

     La cuestión del agua ya fue estudiada por el Papa en su encíclica ecológica, Laudato Sì, sobre el cuidado de la casa común, concretamente en el capítulo 1º, en los números 27-31.

     Con motivo de esta celebración he actualizado mi trabajo sobre este tema, así como también los puntos siguientes 32-42, pues están íntimamente relacionados con la cuestión del agua, me refiero al tema de la pérdida de biodiversidad, ya que el agua es indispensable no sólo para sustentar la vida humana, sino también, para preservar los ecosistemas tanto terrestres como acuáticos (Cf. LS, 28). Ambos temas los he subido a onedriver, y puedes verlos en:

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUy8EHzphefZ-kt6g

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUz35_2_gvnNoFMNw