Martes, 18 de septiembre de 2018

     El Papa Francisco en 2015 instituyó la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, para aunar las oraciones de la Iglesia católica con las de los hermanos y hermanas ortodoxos y las de otras Comunidades cristianas. Ya en 2007 la Tercera Asamblea Ecuménica Europea proponía celebrar un «Tiempo para la creación», con una duración de cinco semanas entre:

  • el 1 de septiembre (memoria ortodoxa de la divina creación) y
  • el 4 de octubre (memoria de Francisco de Asís en la Iglesia católica y en algunas otras tradiciones occidentales).

     Con este motivo, la parroquia de San Gabriel de Málaga acoge el 21 de septiembre una celebración ecuménica. La vigilia está organizada por la Delegación Diocesana de Ecumenismo, la de Migraciones, el centro ecuménico Lux Mundi y cuenta con la participación de las iglesias ortodoxas presentes en la Diócesis. Dará comienzo a las 20.15 horas, y tras la oración en la parroquia, se tendrá un gesto hacia los inmigrantes en la cercana playa de La Malagueta.

     En su Mensaje de este año, el Papa Francisco expresó su deseo de dirigir la atención sobre la cuestión del agua, un bien primario que debe ser protegido y puesto a disposición de todos. Por ello, el lema de la jornada escogido en nuestra diócesis es “Gracias por la hermana agua”.

     La cuestión del agua ya fue abordada por el Papa en su encíclica ecológica, Laudato Sì, sobre el cuidado de la casa común; en el capítulo 1º, concretamente en los números 27-31, puedes ver mi trabajo en esta dirección:

 https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUy8EHzphefZ-kt6g

      Además, en los números 32-42 trata un tema íntimamente relacionado con el agua, como es la pérdida de biodiversidad, ya que el agua es indispensable no sólo para sustentar la vida humana, sino también, para preservar los ecosistemas tanto terrestres como acuáticos (Cf. LS, 28). Puedes ver mi trabajo en esta dirección:

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUz35_2_gvnNoFMNw

 

 


Comentarios