Domingo, 14 de marzo de 2021

              Con motivo del 150 aniversario de la declaración de san José como patrono de la Iglesia universal, el Papa publica la carta apostólica Patris Corde.[1] Con el objetivo, según dice Francisco, de que crezca el amor a este gran santo, para ser impulsados a implorar su intercesión e imitar sus virtudes, como también su resolución.

                A través del proemio y del tercer punto de dicha carta, pero, sobre todo, del libro del malagueño Alejandro Sierra de Cózar (1930- 2016), “¿Quién fue Jesús? Así lo recordaban sus amigos”[2], pretendo acercarme a la figura de san José, a partir de algunos puntos de su primer capítulo, dedicado a los textos de la infancia y juventud de Jesús.

               Alejandro, en su doble condición de teólogo y sociólogo, redactó su libro con un lenguaje actual y asequible a los lectores de hoy, para dar a conocer quién fue Jesús, mi intención a lo largo de este trabajo es ir seleccionando algunas partes del mismo para a través de éste acercarme a la figura de san José.

               Para ello iré siguiendo tanto:

    • las traducciones de los textos bíblico, realizadas por el propio autor, el cual no utiliza ninguna traducción oficial aprobada por la Iglesia, sino que las elabora a partir del latín y del griego, además
    • de sus comentarios y notas, en los cuales nos ofrece datos sobre lugares, historia, costumbres, leyes, ritos, etc.

                El trabajo lo he realizado en power point, posteriormente lo he narrado y pasado a video, si te interesa lo puedes encontrar en la siguiente dirección:

https://youtu.be/ypGVdXz-r_I



[1] Corazón de padre, publicada el 8 de diciembre de 2020.

[2] Edita Dory Ruíz-Gavilán Lopera, Málaga 2016


Publicado por PASTORALSALUDMALAGA @ 1:15 PM  | Religion
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 28 de febrero de 2019

     Una de las acciones propuestas en la primera prioridad pastoral de mi diócesis es la de fomentar el conocimiento del santo titular de la parroquia, destacando sus virtudes y la actualidad de su testimonio. Pues bien, el de mi parroquia es San José, sí ese que fue durante su vida en la tierra el tutor del Cristo histórico, y que ahora es el tutor del Cristo místico, esto es, de la Iglesia.

     Pío IX, el 8 de diciembre de 1870, aniversario de la apertura del Concilio Vaticano I, siendo tiempos difíciles para la Iglesia, quiso ponerla bajo la especial protección de san José, y lo declaró «Patrono de la Iglesia Católica»[1].

     León XIII expone las razones por las que debe ser considerado Patrono de la Iglesia: él es el esposo de María y padre putativo de Jesús. José, en su momento, fue el custodio legítimo y natural, cabeza y defensor de la Sagrada Familia. Es, por tanto, conveniente que, lo mismo que entonces solía tutelar en todo momento a la familia de Nazaret, así proteja ahora y defienda a la Iglesia de Cristo[2].

     San Juan Pablo II, decía que este patrocinio debe ser invocado y todavía es necesario a la Iglesia no sólo como defensa contra los peligros que surgen, sino, sobre todo como aliento en su renovado empeño de evangelización en el mundo y de reevangelización en aquellos países y naciones, en los que la religión y la vida cristiana fueron florecientes y que están ahora sometidos a dura prueba[3].

     Para conocer las virtudes y que crezca en mí la devoción a aquel a quien Dios confió la custodia de sus tesoros más preciosos, he leído y pasado a formato video la exhortación apostólica Redemptoris Custos de san Juan Pablo II, sobre la figura y la misión de san José en la vida de Cristo y de la Iglesia. La he divido en siete partes y las puedes encontrar en las siguientes direcciones:

1.   El marco evangélico.

https://youtu.be/rFEXNk23xIY

     Los Padres de la Iglesia, inspirándose en el Evangelio, han subrayado que san José, al igual que cuidó a María y se dedicó a la educación de Jesucristo, también custodia y protege su cuerpo místico, la Iglesia

2a. El depositario del misterio de Dios.

https://youtu.be/xeQ1y9V3GNc

     Junto con María, san José se convirtió en el primer depositario del misterio escondido desde siglos en Dios

2b. El depositario del misterio de Dios.

https://youtu.be/H99HvmPtogQ

     Toda la vida, tanto privada como escondida, de Jesús ha sido confiada por Dios a la custodia de san José.

3.  El varón justo-el esposo.

https://youtu.be/is1i_fsdrws

     Despertado José del sueño, hizo como el ángel le mandó, y tomó consigo a su mujer, demostrando una disponibilidad de voluntad, semejante a la de María, en orden a lo que Dios le pedía.

4.  El trabajo expresión del amor.

https://youtu.be/Isp9b_WgoBQ

     Gracias a su banco de trabajo, de carpintero, sobre el que ejercía su profesión junto a Jesús, José acercó el trabajo humano al misterio de la redención.

5.  El primado de la vida interior.

https://youtu.be/ZsYdkovSfTo

     De san José los evangelios sólo hablan de lo que hizo, pero en sus acciones, ocultas por el silencio, se puede descubrir un clima de profunda contemplación.

6.  Patrono de la Iglesia de nuestro tiempo.

https://youtu.be/VRQiwi90Wxo

     San José al igual que cuidó a María y se dedicó a la educación de Jesucristo, también custodia y protege su cuerpo místico, la Iglesia.



[1] Quemadmodum Deus: l.c., p. 283

[2] Carta encíclica Quamquam pluries (15 de agosto de 1889): l.c.,pp. 177-179

[3] Exhortación apostólica postsinodal Chiristifideles laici (30 de diciembre de 1988), 34


Domingo, 30 de septiembre de 2018

     A lo largo de los años en los que he podido colaborar en grupos de Pastoral de la Salud, he observado como estos se componen en gran porcentaje de personas mayores y quizás muchas de ellas, tienen dificultades para leer, pues su vista agotada por los años no se lo permita, pero, afortunadamente hoy existen muchas apps y soportes informáticos para poder ver y oír textos, tales como móviles, tablets, portátiles… por ello, he optado por pasar el texto de la CEE,  a un formato que les permita oírlo, además de verlo. Espero que pueda ser de ayuda, siendo esta mí pequeña aportación a la evangelización en el mundo de la salud, a través del ciberespacio.

      Acompañar a la familia en la enfermedad, es el tema propuesto por la Comisión de Salud del Dicasterio vaticano, para trabajar en los equipos de Pastoral de la Salud, durante el curso 2018-19. Para ello, el Departamento de Pastoral de la Salud de la CEE lo ha desarrollado en un texto compuesto seis temas.

     Comienza este texto con el saludo del nuevo obispo responsable del Departamento de la CEE, Mons. Francesc Pardo Artigas, el cual dice: “es un motivo de profunda alegría observar cómo al lado de cada enfermo siempre se encuentra una familia acompañándole y cuidándole. Sea en el hospital o en su casa, el enfermo cuenta con ‘el hospital más cercano’ en su familia (con palabras del Papa Francisco). Se trata de una red de apoyo, ayuda y acompañamiento insustituible. ¡Cuánto debemos agradecer y valorar el inmenso servicio que éstas brindan a sus seres queridos cuando pasan por el momento del dolor y el sufrimiento! “

        Con objeto de poder desarrollar el trabajo en los equipos a lo largo del curso, he divido el texto en nueve partes, y las puedes encontrar en las siguientes direcciones:

0. Acompañar a la familia en la enfermedad. Introducción.

https://youtu.be/q_ALEmWba5U

1. El impacto de la enfermedad en la familia.

 https://youtu.be/MVtZ1bb4IbE

2a. Jesús y la familia ante la enfermedad.

https://youtu.be/dxvhz2OT7d8

2b. Jesús y la familia ante la enfermedad.

https://youtu.be/3PErS2NU6a8

3. El papel de la familia.

https://youtu.be/N1gyqkvnGVc

4. La comunidad cristiana y la familia del enfermo.

https://youtu.be/oKUe806b1wg

5a. Acompañar humana y espiritualmente a la familia en la enfermedad.

https://youtu.be/UPoPIII5XSU

5b. Acompañar religiosamente a la familia en la enfermedad.

https://youtu.be/9R6QfpEk_AI

6. Acompañar a la familia a vivir el morir.

https://youtu.be/bSpa5zTBCMY


S?bado, 22 de septiembre de 2018

      El Papa Francisco en Gaudete et Exsultate[1] nos recuerda una vez más que para ser santos no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos. Pensamos que la santidad está reservada solo a quienes pueden distanciarse de las ocupaciones ordinarias, para dedicar mucho tiempo a la oración. No es así (14).

     A lo largo de todo el documento, el Papa, nos va presentando ejemplos de santos que nos alientan y acompañan[2], (Cf. nos 3-5) pero nos dice que, no pensemos solo en los ya beatificados o canonizados. Porque el Espíritu Santo derrama santidad por todas partes (6), y continúa, me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios: en los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo... (7).

     En esta exhortación no es de esperar, por tanto, un tratado sobre la santidad. El objetivo del Papa es: hacer resonar la llamada a la santidad[3], procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades (2). Lo que quiere recordar con esta Exhortación es la llamada a la santidad que el Señor hace a cada uno de nosotros, llamada que te dirige también a ti[4]. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado»[5], de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, también los llama: «la clase media de la santidad» (7).

    Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él (11), y no que se desgaste imitando lo que no ha sido pensado para él.

     Y dentro de las formas variadas, destaca el Papa que el «genio femenino» también se manifiesta en estilos femeninos de santidad, indispensables para reflejar la santidad de Dios en este mundo. (12) Pone ejemplos de varias santas, pero dice que le interesa recordar a tantas mujeres desconocidas u olvidadas quienes, cada una a su modo, han sostenido y transformado familias y comunidades con su testimonio.

     Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. (14) ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o esposa. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales.

  •      Esta santidad a la que el Señor te llama irá creciendo:
  • Con pequeños gestos (16).
  • Pero, a veces la vida presenta desafíos y a través de ellos el Señor nos invita a nuevas conversiones (17).
  • Otras veces solo se trata de encontrar una forma más perfecta de vivir lo que ya hacemos.

     Seguro que todos conocemos algún santo de la puerta de al lado, en mi caso, es mi madre, la cual he visto reflejada en bastantes puntos de esta exhortación y pensando en ella he pasado este documento a un formato que le permita oírlo, ya que le es imposible leer debido a su vista cansada por los años.

     Precisamente, entre las prioridades pastorales de mi diócesis, para este curso 2018/19, la primera es: hacer de cada parroquia una escuela de santidad. Y como, la primera de las acciones concretas sugeridas para llevarla a cabo es: dar a conocer los contenidos de Gaudete et Exsultate, he dividido el documento en nueve partes para poder trabajarlo a lo largo del curso y con una duración media de 15 a 20 minutos cada uno. Si te interesa, puedes verlas o descargarlas, en las siguientes direcciones:

1 a. El llamado a la santidad. https://youtu.be/IMmoVif0Hro

1 b. El llamado a la santidad. https://youtu.be/EpllhSRpRHs

2. Dos sutiles enemigos de la santidad. https://youtu.be/E0o5T39ueis

3a. A la luz del Maestro - A contracorriente. https://youtu.be/GntX6Hw6KdA

3b. A la luz del Maestro - El gran protocolo. https://youtu.be/g393a0tb4xc

4a. Algunas notas de la santidad en el mundo actual. https://youtu.be/-6STENNkpxU

4b. Algunas notas de la santidad en el mundo actual.https://youtu.be/jptbMixb62w

4c. Algunas notas de la santidad en el mundo actual. https://youtu.be/Nx-iw_Hfqlo

5. Combate, vigilancia y discernimiento. https://youtu.be/5Ga7baaO7Qk


[1] Alegraos y regocijaos. Exhortación apostólica. Sobre la llamada a la santidad en el mundo actual.

[2] Así se titula el primer apartado del capítulo primero.

[3] Este es el título del primer capítulo de la exhortación. El llamado a la santidad. Consta de cinco apartados divididos en treinta y cuatro puntos.

[4] Así titula el cuarto apartado de este primer capítulo.

[5] Así titula el segundo apartado de este primer capítulo.


Martes, 18 de septiembre de 2018

     El Papa Francisco en 2015 instituyó la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, para aunar las oraciones de la Iglesia católica con las de los hermanos y hermanas ortodoxos y las de otras Comunidades cristianas. Ya en 2007 la Tercera Asamblea Ecuménica Europea proponía celebrar un «Tiempo para la creación», con una duración de cinco semanas entre:

  • el 1 de septiembre (memoria ortodoxa de la divina creación) y
  • el 4 de octubre (memoria de Francisco de Asís en la Iglesia católica y en algunas otras tradiciones occidentales).

     Con este motivo, la parroquia de San Gabriel de Málaga acoge el 21 de septiembre una celebración ecuménica. La vigilia está organizada por la Delegación Diocesana de Ecumenismo, la de Migraciones, el centro ecuménico Lux Mundi y cuenta con la participación de las iglesias ortodoxas presentes en la Diócesis. Dará comienzo a las 20.15 horas, y tras la oración en la parroquia, se tendrá un gesto hacia los inmigrantes en la cercana playa de La Malagueta.

     En su Mensaje de este año, el Papa Francisco expresó su deseo de dirigir la atención sobre la cuestión del agua, un bien primario que debe ser protegido y puesto a disposición de todos. Por ello, el lema de la jornada escogido en nuestra diócesis es “Gracias por la hermana agua”.

     La cuestión del agua ya fue abordada por el Papa en su encíclica ecológica, Laudato Sì, sobre el cuidado de la casa común; en el capítulo 1º, concretamente en los números 27-31, puedes ver mi trabajo en esta dirección:

 https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUy8EHzphefZ-kt6g

      Además, en los números 32-42 trata un tema íntimamente relacionado con el agua, como es la pérdida de biodiversidad, ya que el agua es indispensable no sólo para sustentar la vida humana, sino también, para preservar los ecosistemas tanto terrestres como acuáticos (Cf. LS, 28). Puedes ver mi trabajo en esta dirección:

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUz35_2_gvnNoFMNw

 

 


S?bado, 01 de septiembre de 2018

     El 1 de septiembre, celebramos la IV Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación, y lo hacemos junto con nuestros hermanos y hermanas ortodoxos y con la adhesión de otras Iglesias y Comunidades cristianas.

     Con este motivo, el Papa Francisco en el Mensaje de este año:

  • Expresó su deseo de dirigir la atención sobre la cuestión del agua, un bien primario que debe ser protegido y puesto a disposición de todos.
  • Agradeció las diversas iniciativas que en diferentes lugares, en las Iglesias particulares, los Institutos de Vida Consagrada y las Asociaciones Eclesiales han preparado.
  • Invitó o a todos a unirse en oración, este sábado, por nuestra casa común.

     La cuestión del agua ya fue estudiada por el Papa en su encíclica ecológica, Laudato Sì, sobre el cuidado de la casa común, concretamente en el capítulo 1º, en los números 27-31.

     Con motivo de esta celebración he actualizado mi trabajo sobre este tema, así como también los puntos siguientes 32-42, pues están íntimamente relacionados con la cuestión del agua, me refiero al tema de la pérdida de biodiversidad, ya que el agua es indispensable no sólo para sustentar la vida humana, sino también, para preservar los ecosistemas tanto terrestres como acuáticos (Cf. LS, 28). Ambos temas los he subido a onedriver, y puedes verlos en:

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUy8EHzphefZ-kt6g

https://1drv.ms/v/s!AtB4AHaQp7c2osUz35_2_gvnNoFMNw


Martes, 29 de agosto de 2017

     El papa Francisco en la carta encíclica Laudato Sì, sobre el cuidado de la casa común, insiste en que vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no es algo opcional, ni secundario en la experiencia cristiana, siendo la crisis ecológica una llamada a la conversión interior, ya que algunos cristianos se burlan de las preocupaciones por el medio ambiente, mientras que otros son pasivos al no cambiar sus hábitos, volviéndose incoherentes. Les hace falta, nos hace falta, una conversión ecológica. (Cf. LS, 217)

     Sin embargo, hemos de reconocer que cada vez hay más interés por los temas ecológicos, una muestra de ello es el texto editado por el Departamento de pastoral de la salud de la CEE, titulado Pastoral de la salud y ecología integral[2], dedicando la campaña de 2017 a este tema, con el lema: ”Salud para ti, salud para tu casa”. (1 Sam 25, 6).

     Mi compromiso en este tema se remonta a mis primeros pasos en pastoral de la salud, y, a pesar de todos mis tropiezos, tanto con los que se burlaban, como con los pasivos, sigo ilusionada en compartir mi interés por el tema ecológico, para ello he pasado el texto de la CEE a vídeo, pero, “my way”[3], es decir, con breves escenas de películas, documentales, canciones e incluso anuncios, ya que estos en breves segundos sintetizan mensajes que de otra manera necesitaríamos bastante más para poder exponer tan claramente, un buen ejemplo de ello, es el de Ecoembes[4], que a través de diversas imágenes de la naturaleza sus protagonistas dicen: “No dejaré un imperio, no dejaré fama ni fortuna. Dejaré algo más valioso, dejaré ríos y mares… a quienes lo hereden sólo les pido que lo disfruten y que lo sigan cuidando”. Animándonos así a cuidar la naturaleza y a reciclar, entre otros motivos, por la denominada solidaridad intergeneracional. (Cf. Laudato Sì, 159)

     Si te interesan estos seis temas de la CEE, los he dividido en nueve para poder trabajarlos a lo largo del curso, y los puedes encontrar en los siguientes enlaces:

1: Definición y contenido. https://youtu.be/v9DaP25ymeQ

2: La encíclica Laudato Sì. https://youtu.be/1Xg342xOhA0

3: Fundamentación bíblica. https://youtu.be/xtXPgRuWuDg

4 a: Líneas teológico pastorales. https://youtu.be/i4my0udhSDM

4 b: Líneas teológico pastorales. https://youtu.be/Mab7X0vsivo

5 a: Acciones individuales. https://youtu.be/IxUMWtJ9Nn0

5 b: Acciones comunitarias. https://youtu.be/z0J3Lg8ezoY

5 c: Acciones d la Past. d la salud. https://youtu.be/0UEW7POjeT4

6: San Francisco de Asís. https://youtu.be/NyW2KoeCvx0



 [1] Esta jornada fue instituida por el Papa Francisco en 2015, con objeto de aunar las oraciones de la Iglesia católica con la de los hermanos/as ortodoxos y las de otras comunidades cristianas. Además, debido a la creciente atención por la integridad de la creación, la 3ª Asamblea ecuménica europea, proponía celebrar un tiempo para la celebración, con una duración de cinco semanas entre: el 1 de septiembre (memoria ortodoxa de la divina creación) y el 4 de octubre (memoria de Francisco de Así en la Iglesia católica y en algunas otras tradiciones occidentales).

 [3] Como diría Frank Sinatra “a mí manera”


Domingo, 02 de octubre de 2016

Usemos misericordia con nuestra casa común

Así titula el Papa Francisco su Mensaje para la II Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, instituida por él en 2015, para aunar las oraciones de la Iglesia católica con las de los hermanos y hermanas ortodoxos y las de otras Comunidades cristianas. Ya en 2007 la Tercera Asamblea Ecuménica Europea proponía celebrar un «Tiempo para la creación», con una duración de cinco semanas entre el 1 de septiembre (memoria ortodoxa de la divina creación) y el 4 de octubre (memoria de Francisco de Asís en la Iglesia católica y en algunas otras tradiciones occidentales).

San Francisco de Asís, es el patrono de todos los que estudian y trabajan en torno a la ecología. El Papa en su carta encíclica ecológica nos dice que es “un modelo bello que puede motivarnos”, por este motivo él eligió su nombre: “Tomé su nombre como guía y como inspiración”. El Papa cree que: Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad…, amado también por muchos que no son cristianos. Él manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados. Amaba y era amado por su alegría, su entrega generosa, su corazón universal... En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior.” [1]

Además, de tomar su nombre al ser elegido Papa, también al escribir su carta encíclica sobre el cuidado de la casa común, toma el título de su cántico, Laudato Si´, Alabado seas mi Señor, en el que nos recordaba que: “nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba”.[2]

Pero, “Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla”. Esto: “se manifiesta en los síntomas de enfermedad[3] que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra”.[4]

La suya es una ecología integral, que: “requiere apertura hacia categorías que trascienden el lenguaje de las matemáticas o de la biología y nos conectan con la esencia de lo humano... Él entraba en comunicación con todo lo creado, y hasta predicaba a las flores”. “Su reacción era mucho más que una valoración intelectual o un cálculo económico, porque para él cualquier criatura era una hermana, unida a él con lazos de cariño. Por eso se sentía llamado a cuidar todo lo que existe”...“Si nos acercamos a la naturaleza y al ambiente sin esta apertura al estupor[5] y a la maravilla, si ya no hablamos el lenguaje de la fraternidad y de la belleza en nuestra relación con el mundo, nuestras actitudes serán las del dominador, del consumidor o del mero explotador de recursos, incapaz de poner un límite a sus intereses inmediatos”... “La pobreza y la austeridad de san Francisco no eran un ascetismo meramente exterior, sino algo más radical: una renuncia a convertir la realidad en mero objeto de uso y de dominio”.[6]

En resumen: “Era un místico y un peregrino que vivía con simplicidad y en una maravillosa armonía:

- con Dios,             

- con los otros,        

- con la naturaleza y

- consigo mismo.”[7]

 He pasado esta encíclica a power point, le he añadido documentales, canciones, escenas de películas, anuncios, etc. Convirtiéndolo, así en un trabajo, como diría Frank Sinatra, a mí manera. Si quieres verlo o descargarlo, puedes hacerlo por capítulos en los siguientes enlaces:

0.    Introducción.                                    

1.   Lo que le está pasando a nuestra casa.

2.   El evangelio de la creación.                 

3.   Raíz humana de la crisis ecológica.      

4.   Una ecología integral.                        

5.   Algunas líneas de orientación y acción.

6.   Educación y espiritualidad ecológica.   

    


[1] Las citas de este párrafo están tomadas de Laudato Si´, 10.

[2] Las citas de este párrafo están tomadas de Laudato Si´, 1.

[3] Estos síntomas y sus causas los analiza la encíclica en su capítulo 1º, que representaría la 1ª acción del método inductivo, es decir, el ver.

[4] Las citas de este párrafo están tomadas de Laudato Si´, 2.

[5] A este tema se refirió san Juan Pablo II en Fides et ratio, 4. Los conocimientos fundamentales derivan del asombro suscitados en él por la contemplación de la creación: el ser humano se sorprende al descubrirse inmerso en el mundo, en relación con sus semejantes con los cuales comparte destino. De aquí arranca el camino que lo llevará al descubrimiento de horizontes de conocimientos siempre nuevos. Sin asombro el hombre caería en la repetitividad y, poco a poco, sería incapaz de vivir una existencia verdaderamente personal.

[6] Las citas de este párrafo están tomadas de Laudato Si´, 11.

[7] Laudato Si´, 10


Mi?rcoles, 23 de diciembre de 2015

     El pasado 13 de marzo de 2015, el Papa Francisco nos sorprendió a todos con un inesperado anuncio:

     “He decidido convocar un jubileo extraordinario que coloque en el centro la misericordia de Dios. Será un año santo de la misericordia”.

     Desde entonces, han pasado 9 meses, hemos visto como multitud de autores han “dado a luz”  una inmensa cantidad de publicaciones, artículos, libros, trabajos… sobre dicho tema, muchos de ellos de una gran profundidad, sería difícil elegir entre tanta calidad y variedad. Pero si tuviera que hacerlo, sin duda, en primer lugar escogería la Bula con la que Papa nos convoca a este año jubilar extraordinario: Misericordiae Vultus.

     Sin embargo, para realizar un trabajo en presentación power point he elegido un resumen de un ciclo de 3 conferencias dictadas por J.A. Pagola[1], quizá porque me resulta más fácil de pasar a este formato por su lenguaje más cercano al cristiano sencillo, cf. (Mt 11, 25)[2].

Mi pequeñísimo granito de arena a este mar de publicaciones lo puedes ver o descargar pinchando en este enlace:

Jesús poeta de la misericordia de Dios


[1] Jesús, poeta de la misericordia de Dios. Documento, en formato pdf ,resumen de las 3 conferencias pronunciadas en este ciclo: http://1drv.ms/1NLPwL3

 [2] Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y pudentes, y se las has dado a conocer a los sencillos.


Lunes, 02 de noviembre de 2015

      El Papa Benedicto XVI en su último Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales[1], dijo: “Existen redes sociales que, en el ambiente digital, ofrecen al hombre de hoy ocasiones para orar, meditar y compartir la Palabra de Dios. Pero estas redes pueden asimismo abrir las puertas a otras dimensiones de la fe. De hecho, muchas personas están descubriendo, precisamente gracias a un contacto que comenzó en la red, la importancia del encuentro directo, de la experiencia de comunidad… Tratando de hacer presente el Evangelio en el ambiente digital, podemos invitar a las personas a vivir encuentros de oración o celebraciones litúrgicas en lugares concretos como iglesias o capillas”.

      En sintonía con estas palabras del Magisterio pontificio en nuestra parroquia creamos, hace ya dos años, un lugar de encuentro y oración por los miembros fallecidos de la parroquia a través de WhatsApp, somos un grupo de personas que nos ocupamos y preocupamos de los dolientes que han perdió recientemente a un ser querido. Así, cuando en la parroquia se recibe aviso desde la capellanía del cementerio del fallecimiento de un miembro de la comunidad parroquial:

  • Inmediatamente se lo comunicamos al grupo de oración a través de WhatsApp, cuyos miembros rezan por él.

  • Además, si los familiares han dejado sus datos, les telefoneamos para ofrecerles el apoyo, la ayuda, la esperanza y el amor… de la comunidad y del párroco.

  • Les invitamos también a participar en la Eucaristía comunitaria por los fallecidos del mes, que celebramos el último miércoles de mes. 

      Normalmente los familiares agradecen mucho este acercamiento de la comunidad parroquial en estos momentos en que uno se siente tan sensible y con tanto dolor, y aunque algunos lleven años alejados de la Iglesia y acudan quizá algo inquietos y temerosos…, al final se sienten agradecidos por la acogida e interés de la comunidad, aunque en realidad somos nosotros los que nos sentimos realmente agradecidos por dejarnos participar de este dolor que al ser com-partido es no menor, pero sí más llevadero.

 


[1] 47ª Jornada Mundial de la Comunicaciones Sociales. Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización”,


Lunes, 19 de octubre de 2015

Llamados a una tarea que no es fácil, a veces por razones externas y otras por causas internas, el Papa Francisco nos exhorta a ser evangelizadores con espíritu, y para ello tenemos que adaptarnos a los signos de los tiempos, pues como él mismo dice: “no hay que pensar que el anuncio evangélico deba transmitirse siempre con determinadas fórmulas aprendidas, o con palabras precisas que expresen un contenido absolutamente invariable. Se transmite de formas tan diversas que sería imposible describirlas o catalogarlas”… Y nos anima a no tener miedo, porque el anuncio que cada uno de nosotros no haga se quedará sin hacer: “Si dejamos que las dudas y temores sofoquen toda audacia, es posible que, en lugar de ser creativos, simplemente nos quedemos cómodos y no provoquemos avance alguno y, en ese caso, no seremos partícipes de procesos históricos con nuestra cooperación, sino espectadores de un estancamiento infecundo de la Iglesia”.[2]

Para esta llamada a una tierra en estado de permanente misión: “El Espíritu Santo enriquece a toda la Iglesia evangelizadora con distintos carismas. Son dones para renovar y edificar la Iglesia. No son un patrimonio cerrado, entregado a un grupo para que lo custodie; más bien son regalos del Espíritu integrados en el cuerpo eclesial... Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos. Una verdadera novedad suscitada por el Espíritu no necesita arrojar sombras sobre otras espiritualidades y dones para afirmarse a sí misma… En la comunión, aunque duela, es donde un carisma se vuelve auténtica y misteriosamente fecundo”.[3]

El Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, dice: “La lectura que a veces se hace de la cooperación está equivocada; se habla siempre del sujeto que coopera dando; es él el protagonista en cuanto donante. De la otra parte se encuentra el que recibe y que nunca es visto como cooperador. Quien da coopera; quien recibe es mero sujeto pasivo. Sin embargo, esto no manifiesta una auténtica estructura de comunión cristiana. En ésta, todos dan y todos reciben; cada uno pone en común lo que tiene y cada uno participa de los dones del hermano, donde se basa la bienaventuranza de quien recibe”.[4]

Pero siempre debemos tener en cuenta que solos no podemos, pues: “Las diferencias entre las personas y comunidades a veces son incómodas, pero el Espíritu Santo, que suscita esa diversidad, puede sacar de todo algo bueno y convertirlo en un dinamismo evangelizador que actúa por atracción.

  • La diversidad tiene que ser siempre reconciliada con la ayuda del Espíritu Santo; sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad.

  • En cambio, cuando somos nosotros los que pretendemos la diversidad y nos encerramos en nuestros particularismos, en nuestros exclusivismos, provocamos la división.

  • Por otra parte, cuando somos nosotros quienes queremos construir la unidad con nuestros planes humanos, terminamos por imponer la uniformidad, la homologación”.[5]

Cada uno tendrá que descubrir cómo debe ser su implicación en el anuncio del evangelio, siempre en comunión con la Iglesia. Por si te sirve de ayuda te recomiendo la lectura del texto íntegro de la ponencia del Cardenal Filoni, que puedes descargarte en el siguiente enlace:

http://1drv.ms/1Rkl3WQ

Animo: “Los desafíos están para superarlos. Seamos realistas, pero sin perder la alegría, la audacia y la entrega esperanzada. ¡No nos dejemos robar la fuerza misionera!”[6]



[1] Título tomado de la exhortación apostólica postsinodal Christifideles Laicis, nº 32 de San Juan Pablo II. Sobre la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo

[2] Evangelii Gaudium, nº 129

[3] Evangelii Gaudium, nº 130

[4] El Decreto “Ad Gentes”: Una visión teológica y pastoral sobre la misión. Conferencia inaugural en la 68 Semana de Misionología de Burgos, 2015.

[5] Evangelii Gaudium, nº 131

[6] Evangelii Gaudium, nº 109


S?bado, 20 de junio de 2015

“Alabado seas, mi Señor”

   Por fin llegó el día tan esperado de la publicación de la 1ª carta encíclica, en solitario, del Papa Francisco, “Laudato si´”. La esperaba como agua de mayo porque el tema, “sobre el cuidado de la casa común”, siempre me ha apasionado. De hecho, desde mis comienzos en Pastoral de la Salud he incluido estos temas como parte de la misma, como hábitos sanos a incorporar en nuestra vida cotidiana, y esto es precisamente lo que dice el Papa en el nº 211:

   “Si una persona, aunque la propia economía le permita consumir y gastar más, habitualmente se abriga un poco en lugar de encender la calefacción, se supone que ha incorporado convicciones y sentimientos favorables al cuidado del ambiente. Es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas, y es maravilloso que la educación sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida. La educación en la responsabilidad ambiental puede alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente, como evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias. Todo esto es parte de una generosa y digna creatividad, que muestra lo mejor del ser humano. El hecho de reutilizar algo en lugar de desecharlo rápidamente, a partir de profundas motivaciones, puede ser un acto de amor que exprese nuestra propia dignidad”.

   Me parece también interesante el resumen que ha publicado la CEE, el cual concluye con estas palabras:

   “Después de la Laudato si’, el examen de conciencia –instrumento que la Iglesia ha aconsejado para orientar la propia vida a la luz de la relación con el Señor– deberá incluir una nueva dimensión, considerando no sólo cómo se vive la comunión con Dios, con los otros y con uno mismo, sino también con todas las creaturas y la naturaleza”.

   Recuerdo que en el año 2.006, cuando yo era responsable de la Pastoral de la Salud del Arciprestazgo de san Cayetano, introduje estos temas como parte de la formación  de nuestros grupos, entonces algunos me miraban un tanto extrañados, recuerdo incluso un señor que me llamaba, con cierta ironía “la señora del agua”, espero que después de 9 años y sobre todo después de la publicación de esta maravillosa carta encíclica, todos podamos como dice el Papa en el nº 14: “colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades”.

   Apenas han pasados dos días de su publicación y se han multiplicado los resúmenes, comentarios, versiones… como diría Teresa de Calcuta: “a veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”. Pues, ahí va mi gotita, los trabajos que realicé en 2.006, quizá las cifras han variado algo, pero el contenido esencial sigue siendo el mismo.

Pincha aquí, si quieres ver mi trabajo en power point, sobre el agua: http://1drv.ms/1L6RW8H

Pincha aquí, si quieres ver mi trabajo en power point, sobre el reciclaje: http://1drv.ms/1JZg79L

Pincha aquí, si quieres ver un archivo pdf del resumen de la CEE: http://1drv.ms/1J7BdTl


S?bado, 23 de mayo de 2015

       El Papa Francisco el último capítulo de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, lo titula: “Evangelizadores con Espíritu”, y en él nos recuerda que en Pentecostés: “el Espíritu hace salir de sí mismos a los Apóstoles y los transforma en anunciadores de las grandezas de Dios, que cada uno comienza a entender en su propia lengua”. Y continúa diciendo: “el Espíritu Santo, además, infunde la fuerza para anunciar la novedad del Evangelio con audacia (parresía), en voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso a contracorriente” (EG, 260).

       Nosotros tampoco podemos quedarnos encerrados entre las  cuatro paredes de la seguridad de nuestros templos,  pues el Papa nos exhorta constantemente a una Iglesia en salida. Pero, también a nosotros nos toca ser valientes, y no sólo por la novedad del Evangelio, sino porque en los 15 años del siglo XXI han muerto más cristianos perseguidos que en los 3 siglos de persecuciones de Roma. Para vencer el miedo podemos unirnos a la oración del Papa, que invoca al Espíritu Santo para rogarle: “que venga a renovar, a sacudir, a impulsar a la Iglesia en una audaz salida fuera de sí para evangelizar a todos los pueblos (EG, 261). Y hoy cuando hablamos de la misión a todos los pueblos, no podemos olvidar que nos referimos también al llamado, “Continente digital”.

     El documento Iglesia e internet[1], en el nº 10, nos dice que: No es aceptable quedarse atrás tímidamente por miedo a la tecnología o por cualquier otra razón, considerando las numerosas posibilidades positivas que ofrece Internet”. Y más adelante en el nº 11, hablando a los jóvenes, les dice: “En el ciberespacio, al menos como en cualquier otro lugar, pueden estar llamados a ir contracorriente, ejercer la contracultura e, incluso, sufrir persecución por estar a favor de lo verdadero y bueno”.

El grupo malagueño Ixcis ha compuesto una canción que habla sobre el envío iMisionero, que dice:

“No temáis a nada en la red. Sed mi fermento”. Pincha aquí para ver el video musical:  

https://youtu.be/pApojQ3SVoA



[1] Instrucción pastoral, del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, publicado en 2002.


Publicado por PASTORALSALUDMALAGA @ 5:25 PM  | Religion
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 04 de mayo de 2015

     La CV Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española nos dejó como fruto una Instrucción pastoral, en la cual lo primero que me llama la atención es el título, que a semejanza de aquel otro documento de 1.994 “La Iglesia y los pobres”, este se titula: “Iglesia, servidora de los pobres”. La diferencia es obvia, y no creo que se deba sólo a que han pasado 20 años entre la publicación de uno y otro documento, sino a la llegada de Francisco, que se autodefine en la Bula: “Misericordiae Vultus”, como: “Siervo de los siervos de Dios”. Pero no sólo en el título se ve reflejado su magisterio papal, todo el documento está recorrido por referencias a Evangelii Gadium.

     En su última parte, los obispos exponen ocho propuestas esperanzadoras desde la fe para construir espacios solidarios tanto en la sociedad como en nuestras comunidades, convencidos de que la apertura a la trascendencia puede formar una nueva mentalidad política  y económica que ayude a superar la dicotomía absoluta entre la economía y el bien común social. (nº 33). Nos señalan que ante la crisis, todos deberemos asumir nuestra propia responsabilidad, pues la pobreza no es consecuencia de un fatalismo inexorable, tiene causas responsables (nº 48). Así pues, el documento nos presenta a los pobres como responsabilidad de toda la comunidad y no sólo de un “grupo especializado”. “Es necesario que la comunidad cristiana sea el verdadero sujeto eclesial de la caridad y toda ella se sienta implicada en el servicio a los pobres” (nº 54).

     Tras su lectura, si los obispos pretendían hacernos pensar, en mi caso lo han conseguido, y además de plantearme toda la cuestión social que conlleva el ser cristiano, el texto me ha hecho reflexionar sobre el trabajo que llevamos a cabo en nuestras parroquias, concebidas como compartimentos estancos. Con estas “especializaciones”, además de no poder hacer llegar siempre a tiempo el servicio a los más necesitados, y con el consiguiente cansancio de algunos miembros, (nº55) no sentimos la necesidad de recibir una formación que abarque todas las riquezas pastorales propias de una parroquia, pensando que no es necesario para la labor concreta que desempeñamos; éste puede ser uno de los motivos del gran desconocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia, la cual presentan resumida magistralmente en su 3ª parte. Gracias a nuestros obispos éste puede ser un buen momento para conocerla o repasarla, e incluso si es posible compartir en grupo, pues seguro que nos puede ayudar a crecer como personas, como cristianos, y por supuesto a hacer bien el bien.

 

Si te sirve aquí puedes ver el documento completo en pdf:

http://1drv.ms/1IG7uz0

 

Aquí puedes ver un amplio resumen en power point:

http://1drv.ms/1dIbl2T

 


S?bado, 25 de abril de 2015

      El 24 de abril se celebra la festividad de S. Benito Menni, hermano de San Juan de Dios, fundador de centros especializados para atender a enfermos mentales en España, en la segunda mitad del siglo XIX y posteriormente fundador de la Congregación de Hermanas Hospitalarias (en 1881) -cuya misión se centró inicialmente en la atención a mujeres enfermas mentales, que en aquella época no eran atendidas como correspondía, al haber asistencia solo para hombres-, pusieron las bases de la psiquiatría moderna.

      Como se suele decir: “el Pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”, nosotros no podemos olvidar que en Europa la Iglesia católica ha tenido un papel importante en el desarrollo histórico de los hospitales, hasta que los Estados fueron acaparando la titularidad de los mismos habían estado regidos por la Iglesia. Es verdad, que desde entonces, la relación entre ambas instituciones no ha sido siempre buena, pero como decía San Juan Pablo II, en 1.999 en su Mensaje para la 33 Jornada Mundial de los Medios de Comunicación Social, refiriéndose a la relación de la Iglesia con los Medios de comunicación social: “No existe razón para que las diferencias hagan imposible la amistad y el diálogo. En muchas amistades profundas son, precisamente, las diferencias las que alimentan la creatividad y establecen lazos”.

      Precisamente a lo largo de este desarrollo histórico podemos ver como las comunidades cristianas primitivas mostraron que la creatividad puede, también en sanidad, ser un antídoto frente a la escasez de medios.

En el siguiente vínculo puedes ver un breve desarrollo histórico de los hospitales:

http://1drv.ms/1b0kbHg


Jueves, 23 de abril de 2015

          En mi misión cristiana como ad-gente de pastoral de la salud he tropezado con multitud de obstáculos, los cuales gracias a Dios, me han servido para construir mi camino. Mi último tropiezo me ha hecho caer en esta Red, por lo que intentaré dar el salto a la i-evangelización. Camino por un sendero desconocido para mí, voy con mucho miedo, pero se que no estoy sola. Precisamente hoy me he encontrado con este mensaje en twitter: si alguna vez no sabes cómo seguir adelante, recuerda que Dios no reparte tareas al azar, elige personalmente.

         Pero si tropiezo en esta nueva andadura, por lo menos tengo el apoyo del Papa Francisco que en su 1er Mensaje para la 48 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, titulado: Comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro, dijo: “Lo repito a menudo: entre una Iglesia accidentada por salir a la calle y una Iglesia enferma de auto-referencialidad, prefiero sin duda la primera. Y las calles del mundo son el lugar donde la gente vive, donde es accesible efectiva y afectivamente. Entre estas calles también se encuentran las digitales, pobladas de humanidad, a menudo herida: hombres y mujeres que buscan una salvación o una esperanza. Gracias también a las redes, el mensaje cristiano puede viajar «hasta los confines de la tierra» (Hch. 1,8). Abrir las puertas de las iglesias significa abrirlas asimismo en el mundo digital, tanto para que la gente entre, en cualquier condición de vida en la que se encuentre, como para que el Evangelio pueda cruzar el umbral del templo y salir al encuentro de todos.”

          Me pregunto ¿Qué es i-evangelizar? Supongo que debe ser algo parecido a lo que relata  Francisco de Asís, allá por el siglo XIII, en una conversación con el Hermano Tancredo. “El Señor nos ha enviado a evangelizar a los hombres, pero ¿has pensado ya lo que es evangelizar a los hombres? Mira, evangelizar a un hombre es decirle: “Tú también eres amado de Dios en el Señor Jesús”. Y no sólo decírselo, sino pensarlo realmente. Y no sólo pensarlo, sino portarse con este hombre de tal manera que sienta y descubra que hay en él algo de salvado, algo más grande y más noble de lo que él pensaba, y que se despierte así a una nueva conciencia de sí. Eso es anunciarle la Buena Nueva, y eso no podemos hacerlo más que ofreciéndole nuestra amistad; una amistad real, desinteresada, sin condescendencia, hecha de confianza y de estima profundas. Es preciso ir hacia los hombres. La tarea es delicada. El mundo de los hombres es un inmenso campo de lucha por la riqueza y el poder, y demasiados sufrimientos y atrocidades les ocultan el rostro de Dios.  Es preciso, sobre todo, que al ir hacia ellos no les aparezcamos como una nueva especie de competidores. Debemos ser en medio de ellos testigos pacíficos del Todopoderoso, hombres sin avaricias y sin desprecios, capaces de hacerse realmente sus amigos. Es nuestra amistad lo que ellos esperan, una amistad que les haga sentir que  son amados de Dios y salvados en Jesucristo”

          Pienso que el contenido sigue siendo el mismo y la forma de evangelizar parecida, quizá lo que más ha variado sea el contexto o ambiente,  y el padre Spadaro, Sj nos lo explica muy bien.

Si quieres ver un Power Point sobre el tema pincha el siguiente enlace:

https://onedrive.live.com/redir?resid=36b7a790760078d0!26341&authkey=!ACqBdJ6Q_h8RCOs&ithint=file%2cppsx